Meet Newsblock. The Next Generation WordPress News Theme.

¡Ser Torero! Por: Luis Guillermo Echeverri Vélez

A la memoria de un valiente, mi padre, Fabio Echeverri Correa. Abril 20, 1933 – Octubre 27, 2017.

Antonio Machado dijo: “Ser bueno es ser valiente”. “Nadie es más valiente que un torero”.

“Un torero nos está enseñando a vivir y a morir”.
Sánchez Dragó, después de citar a Machado, al expresar su admiración y su apreciación intelectual sin límites por los toreros, por su valor, su arte y su inteligencia, expresó: “Yo cada que veo un torero enfrentar la suerte suprema me traen a la memora mis sentimientos una vieja Jaculatoria española que dice”:
“Mira que te mira Dios.
Mira que te está mirando.
Mira que vas a morir.
Mira que no sabes cuando”.

La fiesta brava es la liturgia de una cultura milenaria en la que el hombre, el caballo y el toro danzan con la muerte que cabalga en sus embestidas, mientras van inspirando pasiones y emociones, admiración, plasticidad, e iluminando la imaginación y el sentimiento de pintores, músicos, poetas, escritores, cantadores, bailadoras y entendidos encantados por ese duende que distingue ese momento de la reunión, donde el tiempo parece detenido, y en el que todo empieza y todo termina en medio del trance entre el ataque y el aguante que provoca de la gente los suspiros.

La fiesta brava es la representación viva más auténtica que existe de la propia vida. Allí convergen todos los aspectos que pertenecen a la naturaleza humana y la fiera nobleza que hay en todo el reino animal, y se mezclan con el arte del teatro más real que haya existido.

Allí, en el ruedo, es donde se distingue el alma de los que se ponen delante, de la mezquindad de todos los demás. Allí es donde se mezclan: nobleza y sentimientos, glorias, penas, sangre, triunfos, frustraciones, alegrías, música, estética, garbo y belleza, con la forma más pura de la justicia natural; allí se entrelazan los miedos, el arte y la plasticidad con la plenitud del colorido, con el grito, el sufrimiento y las pasiones, con el valor y la fuerza en su forma más pura.

Allí triunfa la fiereza o la destreza y la inteligencia, encarnadas en la maestría, el respeto, la hermandad y la jerarquía que da el oficio que llamamos tauromaquia. Allí manda el acato a la voluntad del respetable, sumado a la euforia o la desgracia en su más profunda expresión posible.

Allí, en el encuentro con el toro es donde todos recordamos que somos mortales y que vivir es un regalo de la existencia, que como llega, se va, y que nos hace apreciar la razón por la cual tenemos un alma dentro, que nos da la alegría de poder comprender, sentir y amar.

Los toreros, nos enseñan la pasión que encarna el hecho de vivir y morir, pues por amor al arte y armados de sapiencia, determinación e inteligencia le porfían a la muerte y lo entregan todo en el ruedo, su alma, su cuerpo, sus haberes y sus quereres, sus amores, sus penas, sus ilusiones y sus recuerdos; el torero todo lo deja atrás cuando se amarra los machos o se calza las espuelas y entra en la plaza resuelto a ser parte de esa danza con el toro, que le rinde culto a la vida y a la muerte.

El torero es el artista que baila vestido de colores, apeado de locura cuando transforma sus miedos en el ángel fino que surge del arte embebido en esa noble ilusión de triunfo de la cual, en medio de la lidia, emerge su valor.

Los toros nos enseñan la verdad que hay en la nobleza de su furia, nos enseñan que en la lucha por la vida hay que estar dispuestos a morir, y nos obligan a la humildad de entender que sólo somos mortales, porque su embestida es en el ruedo la única verdad, porque al toro hay que ir de frente y adentro, y porque el toro no permite ni tolera los errores, y porque al toro hay que entregarse tan desnudos y desposeídos de lo material, como siempre se llega a la vida y como siempre se ha de enfrentar el día de la muerte.

El toro nos enseña la profundidad de nuestros sentimientos cuando nos preparamos para enfrentarlo y somos capaces de expresarlos con arte y de ir a encarar la muerte con amor al sentimiento que nos hace ser toreros.

El toreo es el miedo transformado en valor por ese espíritu que distingue al hombre de la bestia, cuando de la expresión de un corazón grande emana torería. Torero se nace y torero se muere, lo demás es cobardía.

Padre mío, con tu ejemplo me enseñaste que ser torero es ser bueno, y como lo dijo Machado: “que para ser bueno hay que ser valiente.”
LGEV. V.-1 Abril 20 de 2023.

Total
0
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts