Meet Newsblock. The Next Generation WordPress News Theme.

¿Casualidad? Cuando la justicia llama estos pesos pesados se “enferman”

El exsenador Eduardo Pulgar deberá permanecer en la Clínica La Misericordia, en el norte de Barranquilla , hasta que el personal médico logre establecer la verdadera causa de sus dolores en el pecho, los cuales estarían ligados a problemas cardíacos.

BLU Radio conoció que Pulgar entró por urgencia a este centro asistencial la noche del miércoles, cuando presentó una crisis hipertensiva. Los síntomas, según ha trascendido, podrían ser indicios de un evento coronario y por ello debe continuar bajo observación médica. Es decir, una vez más quedó en veremos su traslado a la cárcel La Picota en Bogotá, ordenado por el Inpec.

Pero Pulgar no es el único que ha sufrido “una crisis hipertensiva” justo antes de ser enviado a La Picota. En septiembre pasado, apenas supo que había una orden de captura en su contra por el escándalo de Mintic y Centros Poblados, el excontratista Emilio Tapia también sintió que se le subió la tensión y fue hospitalizado en la misma Clínica La Misericordia.

Aun así, Tapia fue trasladado a la URI de Barranquilla, donde se le vio hasta con bastón en mano. De ahí, el 8 de octubre, un juez le negó la posibilidad de quedarse en Barranquilla y ordenó enviarlo a un centro de reclusión de máxima seguridad. Finalmente fue enviado a La Picota, pero antes de su viaje a Bogotá, nuevamente insistió en pasar por la clínica “para una valoración”.

Otro al que las deudas con la justicia le han provocado dolor de estómago y toda clase de molestias físicas y mentales es al empresario samario Enrique Vives Caballero, quien en septiembre de 2021 atropelló en estado de embriaguez a siete jóvenes y mató a seis de ellos en Gaira.

Tanto la captura de Vives como las audiencias preliminares en su contra debieron desarrollarse en centros asistenciales, luego de alegar “dolores abdominales producto de un shock postraumático” por el accidente.

A la lista se suma la excongresista Aida Merlano, quien en su momento compareció argumentando problemas mentales, pero aún así no se escapó de ser condenada por corrupción electoral.

Samuel Viñas, el reconocido empresario barranquillero que fue condenado a 42 años de cárcel por asesinar a su esposa Clarena Acosta y quien se enfermó apenas supo que sería trasladado a la cárcel de Cómbita, Boyacá, es otro que se suma a la lista.

Viñas, incluso, se hospitalizó y argumentó afectaciones mentales hasta que logró ser cobijado con casa por cárcel, pero la Corte Suprema de Justicia afirmó que sus problemas de colon y sus síntomas de taquicardia e insomnio no revestían gravedad, por lo que le ordenó regresar tras las rejas en febrero de 2020.

Pero entre las primeras que sí logró obtener casa por cárcel por una enfermedad fue la polémica exempresaria del chance Enilse López, alias ‘La Gata’, condenada a 37 de años de prisión por homicidio agravado y concierto para delinquir.

En diciembre de 2017, juez le otorgó el beneficio de prisión domiciliaria con hospitalización en casa a ‘La Gata’ por su grave estado de salud, derivado de 27 patologías de base, como desnutrición, isquemias, problemas de cardiopatía, entre otras que explicó su abogado en ese momento.

FUENTE BLU RADIO

Total
4
Shares
Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Related Posts